GIF-WASAP ok


MIÉRCOLES DE CINE EN 35mm.

200 Cine en 35mm

Teatro Municipal Quijano

 

El formato de 35 milímetros hace alusión al ancho de la película cinematográfica que se ha venido utilizando mayoritariamente de forma industrial para la toma de imágenes y para la proyección comercial en salas desde que fuera establecido a finales del siglo XIX por Thomas Alva Edison. Es evidente que hay otros formatos de película de cine, como pueden ser el de 8 mm, el “Super-8” o el 16 mm, si bien éstos han sido generalmente destinados a su uso por aficionados y doméstico o familiar, para reportajes de televisión en una época en que no estaba disponible el vídeo, y para pequeñas producciones cinematográficas de presupuesto medio o bajo.

 

También existen otros formatos mayores que el de 35 mm, como son el 70 mm, el “TODD-AO”, o incluso el IMAX, aunque en el tema de la explotación comercial, es el 35 mm el que más ampliamente se ha utilizado en todo el mundo durante más de un siglo.

 

Su principal ventaja es la gran calidad de imagen obtenida, en comparación a la anchura de la película y a su velocidad de paso, que está fijada en 45,6 centímetros por segundo, a una cadencia normalizada de 24 fotogramas en la misma unidad de tiempo. Se trata de un sistema de registro de imagen por procedimientos fotoquímicos clásicos, totalmente diferentes a las nuevas tecnologías puramente electrónicas de tipo digital; por tanto, la definición y resolución de imagen, así como su gama de tonalidades, riqueza cromática y profundidad de contrastes, está mucho más allá de los estándares actuales de la industria cinematográfica digital de uso en la actualidad. Aparte de lo relativo a la imagen, está la reproduccióndel sonido, que en nuestro caso se hace de forma directa desde la banda sonora óptica analógica, sin ningún tipo de procesado digital ni de conversiones A/D o D/A. La proyección de una película cinematográfica de 35 mm en tales condiciones, se convierte en una experiencia totalmente diferente a lo que hoy día está acostumbrado el público en general que asiste a una sala de cine comercial, sobre todo en el periodo transcurrido desde hace más o menos tres años, en que el sistema convencional de proyección cinematográfica en película pasó a ser el DCP o cine digital, como norma estándar de la industria de la exhibición. Es por ello que en este pequeño ciclo de tres largometrajes, el público tendrá la oportunidad exclusiva de disfrutar de la proyección de auténtico CINEMA al modo clásico, y es lo que el Ayuntamiento de Ciudad Real y sus Concejalías de Juventud y de Participación Ciudadana, con la colaboración de la Concejalía de Cultura, ofrece a los espectadores y espectadoras en general, y muy especialmente a las personas verdaderamente aficionadas al cine, ya que disponemos de una cabina con un completo equipo de maquinaria, constituido por dos veteranos proyectores cinematográficos OSSA y toda su instalación complementaria de rectificadores, aparato de largometraje para más de dos horas de proyección ininterrumpida, mesa de montaje con bobinadora y empalmadora, y el equipo de sonido original, incluyendo sus dos amplificadores y el grupo de altavoces de sala, también de la misma marca y en servicio desde que se inauguró el local, entonces como sala comercial, en 1974.

 

Una instalación histórica, quizá una de las últimas de su género en España, verdadero ejemplo de arqueología industrial y de lo que ha sido tradicionalmente la cinematografía, que además se encuentra en plenas condiciones de servicio, ya que se viene trabajando periódicamente en su mantenimiento desde el Área de Imagen y Sonido de la Concejalía de Juventud, como continuación de la labor desarrollada durante años por el anterior operador Rafael Pérez Galán. Un verdadero “Museo del Cine” funcionando de verdad y proyectando películas, al modo en que se hace en otros países, como por ejemplo en el Dryden Theater del Museo Kodak de Rochester, en Estados Unidos, donde periódicamente proyectan obras cinematográficas clásicas de categoría histórica, y por supuesto, en 35 mm.

 

De todas estas explicaciones, lo que en esencia debe quedar claro, es que en las proyecciones del ciclo “Miércoles de Cine en 35 mm”, lo que el público asistente podrá contemplar NO ES UNA IMAGEN DE VÍDEO DIGITAL procedente de un ordenador, de un DVD, de un “pincho” o de un disco duro, sino UNA VERDADERA IMAGEN FOTOGRÁFICA procedente de una copia “oficial” suministrada por una empresa distribuidora, registrada sobre una emulsión de una película de soporte de poliéster que viene bobinada en un determinado número de rollos o “partes” que se montan para preparar el “programa”, proyectada por sistemas LIMPIA, LLANA Y SENCILLAMENTE ÓPTICOS sobre la pantalla mediante una potente lámpara de arco de xenón y un objetivo, y un sonido que no es un MP3 o similar, sino el procedente de una banda óptica TOTALMENTE ANALÓGICA, sin alteraciones de dinámica, sin decodificaciones, sin procesados de ruido de fondo, SIN ALTERACIONES DE NINGUNA CLASE, sólo la forma de onda registrada en la banda y leída por una fotocélula mediante un haz de luz roja.

 

Como anexo al tema, dentro del “paso” o ancho normalizado de 35 mm, caben tres formatos de imagen, que son:

  •  “Académico” o 4:3, que ha sido el estándar de los primeros sistemas de cine mudo y posteriormente sonoro, así como de todas las normas de TV convencional, pero que en cinematografía fue casi abandonado a principios de los años 60 del pasado siglo.
  • Panorámico” o 1,85:1, muy en boga actualmente, ya que es compatible con el 16:9 de los nuevos sistemas de TV, y no necesita procesos ópticos de anamorfosis.
  •  “Cinemascope” o simplemente “Scope” 2,35:1 obtenido mediante objetivos de tipo anamórfico que comprimen lateralmente en proporción 2:1 la imagen en el fotograma de la película y posteriormente la expanden en la misma proporción durante la proyección. Estos dos últimos son los que han venido empleándose en la producción cinematográfica casi exclusivamente, durante los últimos 50 o 55 años, y de los que disponemos en la cabina de proyección del Teatro Municipal Quijano.

 

En cuanto a los sistemas sonoros utilizados históricamente en la película cinematográfica de 35 mm, hay que destacar entre los puramente analógicos el de banda óptica fotografiada directamente sobre la emulsión, entre los fotogramas y una de las bandas de perforaciones, ya sea según el procedimiento en desuso de densidad variable o del más perfeccionado de área variable, mono o bicanal, que se lee o reproduce mediante un haz de luz y una célula fotoeléctrica. En esta clase de bandas también se encuentran las de los sistemas Dolby SR que permiten hasta 5 canales de audio separados, codificados en dos pistas mediante el proceso matricial propio de la marca.

 

También como sistema analógico está el de banda o pista magnética de óxido férrico depositada junto a los bordes de la película y que se reproduce mediante una cabeza magnética similar en todo a la de un magnetófono convencional de cinta; si bien este procedimiento no ha tenido mucha aceptación, incluso teniendo en cuenta su calidad sonora superior a la del sistema óptico, ya que producía un desgaste excesivo en las cabezas reproductoras y además podía experimentar borrados por efecto de campos magnéticos potentes en la proximidad de las bobinas. Por el contrario, los sistemas de pista magnética son los habitualmente empleados en otros formatos más estrechos, como el Super-8 y el 16 mm, o incluso en anchos mayores, como el 70 mm estándar y el TODD-AO, también de 70 milímetros.

           

Los sistemas digitales en uso para cinema son básicamente tres:

  • Dolby Digital, con la señal codificada registrada fotográficamente en las separaciones que hay entre las perforaciones de uno de los lados de la cinta.
  • SDDS o Digital de Sony, en el que hay una serie de códigos binarios fotografiados entre las perforaciones de ambos lados y los bordes de la película.
  • DTS, en el que toda la señal de audio está grabada en unos discos compactos independientes, que se leen mediante un reproductor externo sincronizado con la película mediante una banda de códigos de tiempo registrada fotográficamente junto a la banda óptica estándar. Un lector óptico capta la información de tiempo de esa banda especial y mantiene la velocidad del disco y de los datos de audio del reproductor en sincronismo estricto con la proyección de la imagen.

 

En la cabina del Teatro Quijano, disponemos únicamente del sistema estándar óptico analógico, si bien con lectores adaptados a las últimas generaciones de lo que se conoce como “banda cián”.

 

La juventud  La herida  Dheepan

 

AddThis Social Bookmark Button

 

Enlaces

Visite el resto de nuestras webs para estar informados:

 

 

Noticias

Festival Corto

Festival Corto

 

 

 

 

 

 

 

 

Agenda Joven

Agenda Joven

EuropeDirect

icono-europe-direct-logo cr web

Información,

asesoramiento,

respuestas sobre la UE.

Tarjeta Joven

icono-tarjetajoven

 

Gratuita.

Infórmate de sus ventajas.

Espacio Sonoro Visual

icono-sonorovisual

Horario de Invierno

De 08:30 a 14:30 y

de 16:30 a 19:30 h.

 

ESPACIO JOVEN

C/Barcelona, s/n, Ciudad Real

Telf.: 926 25 17 41 / 50

info@concejaliajuventudcr.es

Facebook

Twitter

Tuenti

Acceso






¿Olvidó su contraseña?
¿Olvido su nombre de usuario?